11vo Reto

Vale por una página de tu diario sin pensar

Esto es un extracto de mi verdadero diario. Lo quise compartir en esta consigna porque es algo que le contaría a cualquiera. No es confidencial… De hecho, si alguna vez me encuentro en conferencia, puede ser mi respuesta a la pregunta: ¿qué libro te ha cambiado la vida?

Es un hecho. Mi embarazo está siendo uno muy filosófico. Me tiene la mente y el espíritu súper volados. Para bien… siento que estoy abriendo canales. Agotador pero emocionante.

Llevo varias semanas durmiendo poco. La ginecóloga me mandó melatonina de liberación prolongada, pero ni eso ha funcionado. Es que es difícil detener a una mente como la mía, y sólo los primeros síntomas del embarazo lograron dormirla, a pierna suelta.

Pero el primer trimestre terminó, y parece ser que la energía que me prometieron para el segundo trimestre, la está consumiendo mi cerebro. Está bien. Estoy tomando cada cosa con brazos abiertos (aquí nótese el coco-wash).

Hoy en la mañana (muy mañana), como a las 3:30 – 4:00am desperté. Todavía en la cama y entre que me volvía a dormir o no, me vi contestando entre sueños y conciencia a la pregunta: ¿cuál es el libro que te ha marcado?. Muy a la Peña Nieto. Estaba sobre un podio con un outfit ejecutivo y otros sentados junto a mí. No sé a qué me dedicaría en mi sueño para estar ahí sentada (permiso para reír).

No voy a decir que «todos los libros me han marcado». Algunos me han sido indiferentes, pero la realidad es que la mayoría no. Lo que es cierto, es que todos ocupan sitios diferentes. Algunos por ejemplo, han tocado mi corazón y tienen un lugar emocionalmente especial dentro de mí.

Pero los que me han cambiado… Así contesté mi pregunta al micrófono:

«Puedo pensar en Comer, Rezar, Amar. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. El Club de las 5AM. Ahorita Indomable me está volando la cabeza. Una Educación. Aprender a Aprender. Y sí, son títulos que suenan muy cliché como «libros que cambian tu vida»… pero qué le hago. Ojo: no creo que sean libros que cambian las vidas. Son libros que a MI me funcionaron, que me abrieron los ojos o cambiaron mi estilo de vida o mi forma de pensar, por MI forma de ser».

Yo soy analítica. Necesito poner todo en una caja. Si mi mente fuera un espacio de acceso humano, sería ese cuarto gigante lleno de archiveros que sale en la película de SOUL (pero iluminado, no friegues), cada archivero con un orden alfabético extremo (de que: AAAAA, AAAAB, AAAAC…) y adentro folders de colores (cada color es un tema, obvio hay tonalidades para que alcance) y etiquetas.

Soy así. No me hice. ASÍ NACÍ. Desde pequeña todo necesito analizar. Hasta más grande, con herramientas [como estos libros] aprendí a analizar con causa, quitar la «basura», sintetizar y comprender.

*En la carrera (háganme ustedes el favor, a los 27 añotes), los primeros textos de teorías que leí… y yo todo me quería aprender, machetearlo en mi cabeza. Hasta que llegaron teorías contradictorias y yo… ¿entendí mal la última lectura de 200 hojas? (llorando).

Y (después de secarme las lágrimas) ahí aprendí: 1. Que hay muchas formas de ver la misma cosa. 2. Que todos tenemos derecho a poner nuestra teoría en la mesa (ahí, y en el libro de Una Educación). 3. Que no tienes que aprenderte nada de memoria (gracias a Dios). 4. Que no tienes que estar de acuerdo con ninguno. 5. Pero que tienes que respetar opiniones y puntos de vista, sobre todo aquellas basadas en una experiencia.

Y, analizas. Sintetizas (quitas lo que PARA TI es «basura»). Comprendes. En una de esas, vuelves a analizar lo analizado. Y transformas. O te transformas. Creo que la transformación es un resultado, no un paso.

¿Ahora ven por qué no puedo dormir? (… siiiiii, permiso para reír)

¿Y qué tiene que ver con el embarazo Gabriela? ah…es que creo que estoy en la etapa de análisis. Ahorita, en esta nueva vida con bebé adentro. Me están cayendo los veintes. Estoy recopilando información. Escuchando. Escuchándome. Observando el entorno. Buscando y viendo opciones (Is this what some people call «nesting»?).

Tengo que reconocer -o recordar- que el análisis es la etapa más pesada. Con mucho caos. Porque hay mucha información y de inicio toda es valiosa hasta que se demuestre lo contrario. Toda es digna de análisis. De ser considerada importante, va al siguiente paso.

Así que estoy analizando. Viviendo este paso, con detenimiento, con calma, con paciencia. Es pesado pero pasa… todo pasa. Y lo emocionante es saber que cuando pasa, dominaré un poquito más los saberes de este mundo. Y si sé aprovecharlo… me transformaré.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: